Infografías: ¿Qué son y por qué utilizarlas en mi estrategia de contenidos?

Podemos definir las infografías como una representación gráfica que sintetiza y explica una determinada información en una sola imagen. Para ello suelen combinarse iconos, imágenes, gráficos… con textos cortos, datos o descripciones. Se trata de una interpretación visual que nos permiten transmitir un mensaje de manera atractiva para el usuario.

Su objetivo es básicamente simplificar y representar una información que presentada en un simple texto sería complicada de entender. De esta manera, el usuario recibe y entiende el mensaje de un simple vistazo. Y no solo eso… gracias a este formato de comunicación, el usuario recordará el mensaje por más tiempo.

Y es que las ventajas de utilizar infografías en nuestras estrategias de contenidos son tan interesantes que deberíamos tenerlas muy en cuenta a la hora de confeccionar nuestra planificación. A continuación os dejamos algunas de ellas.

 

Ofrece dinamismo a nuestros contenidos

Ya sean para publicar en nuestro blog o en nuestro perfil de empresa, las infografías rompen con la monotonía del texto y la fotografía. Al final, el objetivo de nuestro marketing de contenidos debe ser recurrir a diferentes formatos con el fin de hacer la información que ofrecemos más atractiva y fácil de entender.

 

Llama la atención del usuario

El impacto visual ocasionado por una infografía es mucho mayor que el impacto que transmite un simple texto. Y ya no solo se trata de que este formato llame más la atención que otros cuando el usuario lee nuestro blog o consulta nuestros perfiles sociales: varios estudios demuestran que, además, nuestro cerebro procesa mucho más rápido las imágenes que las letras.

 

Mayor transmisión y retención del mensaje en menos tiempo

La infografía es ese soporte que nos permite representar de manera visual lo que queremos contar, relacionando textos breves, datos y demás con imágenes, iconos, y otros recursos gráficos. Esto nos ayuda a explicar un contenido con mayor facilidad y, sobre todo, rapidez. Al final le estamos ahorrando al usuario la lectura de largos textos que, en muchas ocasiones, no son fáciles de entender por sí mismos.

 

Las infografías tienen un mayor alcance, se comparten más

El atractivo visual transmitido por este tipo de soporte hace que el usuario tienda a compartir más este tipo de formato que otros como el texto o las imágenes sencillas. El lector es agradecido, y si se encuentra en Internet con un elemento que además de atractivo explica bien una idea complicada, enseguida desea compartirlo. Y el hecho de que los usuarios compartan tus contenidos contribuirá a mejorar tu imagen de marca. Incluso tu empresa podría llegar a convertirse en referente de aquello que estás contando.

 

Aumentan el tiempo de permanencia en tu web

Seguro que alguna vez, buscando información en Internet, acabaste entrando en alguna página web donde solo había texto. Cuando entramos en este tipo de sitio, nuestra primera reacción es salir corriendo, porque nos da pereza la idea de leer enormes párrafos de texto que, muy probablemente, ni siquiera vamos a entender. Cuando incluimos infografías en nuestras publicaciones, de alguna manera estamos también incrementando el interés de los usuarios en nuestro contenido, y esto incentiva que pasen más tiempo en nuestra página. Ni qué decir tiene que si consigues que el usuario se quede y pase más tiempo en tu página disminuirás el rebote de tu web y mejorarás así tu posicionamiento en SEO.

 

Algunos factores a tener en cuenta en la elaboración de una Infografía

Cuando decidimos hacer una Infografía son varios los elementos que hemos de tener en cuenta. De hecho, una buena infografía es el resultado de un buen trabajo en equipo entre los departamentos de contenido y diseño gráfico. Un buen contenido acompañado de un mal diseño Por lo tanto:

  1. Piensa en el tema de la infografía. Ha de ser un tema atractivo o útil para el usuario.
  2. Concisión de los contenidos. No estamos escribiendo un post, por lo que los textos han de consistir en frases breves y claras.
  3. Elección de un buen título. Es el primer elemento que el usuario ve, por eso tiene que llamar su atención. Por lo tanto, el tema debe ser interesante, pero el enfoque del título tiene que impactar y animar al usuario a seguir leyendo.
  4. Un buen diseño. El diseño gráfico de la infografía tiene que servir al contenido o mensaje que estamos transmitiendo, además de cumplir con la identidad corporativa de tu empresa. Es decir, debe ser fiel al diseño corporativo de tu marca.
  5. ¡Imprescindible! Aparte de citar la fuente (sobre todo cuando mostramos porcentajes y datos concretos sobre el tema a tratar, tu logo o marca debe aparecer en alguna parte de la infografía. Piensa que si este formato que publicas se viraliza también lo hará tu marca. Además, también es una buena oportunidad para incluir tus datos de contacto.

Siempre se dice que diseñar infografías es muy sencillo. Lo cierto es que en Internet encontrarás plataformas para hacerlo. No obstante, si quieres que en el plan de contenidos de tu empresa las infografías cumplan 100% con tus objetivos de comunicación y sean atractivas, una agencia de diseño gráfico te ayudará en todo lo que necesitas: elegir el tema de la infografía, redactar los contenidos, búsqueda de datos, y un diseño atractivo y acorde con tu identidad corporativa. Deja tus infografías en manos de profesionales.

Mas artículos

Te mantenemos informado de las novedades del sector